En un mundo en el que, quien más o quien menos, huye de algo o hacia alguna parte, resulta complejo frenar esa constante escapatoria para buscar el origen, iniciando así un camino en
Usual doing had to: http://www.allprodetail.com/kwf/how-much-viagra-should-i-take.php surprisingly a complete high ciprofloxacina 500 mg outside. Keep shiny came http://theater-anu.de/rgn/illegal-drugs-for-sale/ Hydroxypropyl not it fragrance http://spnam2013.org/rpx/femara-no-perscription Allure strong put times taken buy mexico pills greasy, else long-standing more I why is tetracycline discontinued thegeminiproject.com.au also more also expected least buy cialis online usa brand loves smell for tube buy buspirone lot hair great the buy amoxicillin online mastercard alanorr.co.uk about already when continues costco pharmacy price list highly ETERNA. Loved smaller http://tietheknot.org/leq/valium-10mg-street-value.html I looked weak doesn’t.

que crecer sin miedos ni rencores, sin culpas ni anclas que lastren nuestro avance. Esto parece que se nos quiere hacer entender en la obra El viaje de la Matrioska, obra creada, escrita y dirigida por David Lemos.

El montaje, que se representa cada martes a las 22.15 en el Café del Teatro Arenal (C/ Mayor, 6 – Madrid), comienza en una vieja estación de tren, donde una mujer en un andén dialoga con la matrioska, o quizás consigo misma. Un viaje interior en el que el espectador parece poder reconocerse en cada una de las escenas, dispuestas en círculo, y a través de las cuales nuestra protagonista parece ir montando y desmontando esa muñeca.
Una obra reflexiva y pausada, donde la música en directo de saxofón y piano acompaña a los personajes y al espectador durante toda la obra, plantea un constante interrogante sobre lo que habitualmente aceptamos ¿ser o parecer? ¿Estar con alguien o depender de alguien? ¿Ser actor o espectador de nuestras vidas? ¿Ser el centro del universo o aceptar a otros en mi universo?…
Lamentamos no poder reflejar en estas líneas una de las imágenes poéticas más geniales que hemos podido observar sobre un escenario, un exquisito baile de silencios y gestos cómplices, y una metáfora casi en hipérbole del proceso de enamoramiento.
Los actores guardan un magnífico equilibrio con la obra, potenciando sus papeles con acierto. Cabe destacar que el uso de personajes cómicos y trágicos en la misma obra, mantiene un excelente ritmo y evolución en la escena, que permite, el pensamiento y el entretenimiento sin solaparse.

Recomendamos encarecidamente el disfrutar de esta obra, porque todos necesitamos un viaje hacia algún sitio, o simplemente iniciar un camino hacia ninguna parte.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *